Sucesos que incomodan: Crítica de la vida nacional, política, noticias y columnas.

El Mito de la Virgen de Guadalupe

vgd

A pesar de que la Virgen de Guadalupe es más conocida como la patrona de las Américas, la historia de su “milagrosa” aparición en Tepeyac, México. Tiene sus raíces en la provincia de Extremadura, España. Fue aquí que un Español llamado Gil Cordero descubrió una pequeña imagen islámica que se parecía a la Virgen María en el banco de el río Guadalupe, en algún momento a mediados del siglo 13. La imagen de madera tenía la piel de color marrón oscuro y estaba encima de una luna creciente, símbolo del Islam. De hecho, el propio nombre del río “Guadalupe” tenía una Islámica influencia, ya que se deriva de la palabra árabe “guadale” que significa “río”, y “Lupo”, que en latín significa Lobo. Tanto la imagen y el nombre del río eran los restos de la ocupación árabe de España.

El descubrimiento de la imagen tallada fue visto como una gran señal de Dios, y en 1338, el rey Alfonso XI ordenó que se construyera un templo en el lugar donde fue encontrada. La imagen llegó a ser conocida como “Nuestra Señora de Guadalupe”, y el templo se construyó en su honor. Con el fin de ayudar a difundir la veneración de “Nuestra Señora”, los artistas comenzaron a pintar réplicas de la talla y ellos ganaron su dinero con la venta de las copias de la misma.

En febrero de 1495, Cristóbal Colón inició la transatlántica trata de esclavos enviando 550 Nativos Taínos del recién “descubierto” continente Americano fuera de España. Y ya que estas extrañas y “salvajes” personas eran de la misma complexión que la imagen de Nuestra Señora, el Rey y la Reina de España declararon a la Virgen como “Protectora de los indios.” En 1496, los esclavos nativos fueron llevados al templo y bautizados en honor de la Virgen del Río Lobo. El descubrimiento de la Virgen fue visto como una prueba de que la expulsión de los moros habían sido voluntad de los dioses, y su templo rápidamente desarrolló seguidores fieles. Entre sus devotos estaba un soldado llamado Hernán Cortes. Cortés se dedicó fanáticamente a la adoración de la Virgen, y llevaba una imagen de ella en su bandera, llevándola consigo a dondequiera que iba.

En 1519, Cortés invadió Ana Wak, trayendo la imagen de La Virgen con él al Nuevo Mundo. El historiador italiano Lorenzo Boturini describió la bandera de la siguiente manera: “Una bella imagen de la Virgen María fue pintada en ella. Ella llevaba una corona de oro y estaba rodeada por 12 estrellas de oro. Ella tenía las manos juntas en oración, pidiéndole a su hijo para proteger y dar fuerza a los españoles para que pudieran conquistar y cristianizar a los paganos.” Fue la bandera de Cortés la que sirvió como pabellón “oficial” de los españoles hasta que los primeros españoles comenzaron a llegar.

Como Cortés y sus hombres llevaron a cabo la violación cultural y espiritual de México, lo hicieron al punto de destruir los lugares Indígenas de estudio y erigir iglesias católicas sobre sus ruinas. En 1520, los españoles destruyeron el templo de Tonantzin en Tepeyac y en su lugar plantaron otro templo glorificando a la Virgen de Guadalupe -Una reproducción del estandarte de Cortés se creó y colgó en su interior-. Los españoles pensaron que podrían fácilmente reemplazar el símbolo de la tierra (Tonantzin Koatlikwe) con la madre de su “Dios” cristiano

El 13 de agosto 1521 Mexico-Tenochtitlan cayó por las fuerzas invasoras. El genocidio que siguió fue llevado a cabo bajo el pretexto de la conversión religiosa. A los antepasados se les dio dos opciones, podían aceptar la nueva religión de los hombres blancos o enfrentarse a una muerte espantosa. No es sorprendente que la mayoría del pueblo eligió la vida, con la intención de preservar las tradiciones al mismo tiempo fingiendo conversión al cristianismo.

Con el fin de facilitar aún más la “conversión” de nuestros antepasados, un sacerdote llamado Juan de Zumárraga llegó a Anawak el 6 de diciembre de 1528. Un estudiante orgulloso de la Inquisición, Zumárraga no perdió tiempo en lanzar un asalto fanático en los caminos de nuestro pueblo. Ordenó que nuestras bibliotecas se quemaran, destruir nuestros templos, y tuvo a nuestros maestros detenidos y asesinados. Miles de personas fueron condenados a muerte por Zumárraga por negarse a aceptar la religión del hombre blanco. Y a pesar de tales intentos humanitarios para misionar nuestros antepasados, los sacerdotes se quejaron de que los Mexicanos aún mantenían sus tradiciones, mientras pretendían que solo aceptarán la fe católica.

Como prueba de resistencia mexicana al cristianismo, los sacerdotes señalaron que el templo de Guadalupe en Tepeyacac, donde los Mexicanos todavía se reunían para venerar la energía de Tonantzin. Los españoles tenían a un artista Tlaxcalteca llamado Marcos Zipactli pintando una nueva imagen para colgarla en el templo de Tepeyacac. Ellos esperaban que una Virgen pintada por uno de los suyos inspirara a los Mexicanos a comenzar a mezclar las prácticas Católicas con los suyas. Zipactli basó su pintura en la imagen original de la bandera de Cortés, no obstante, pero removió las 12 estrellas de alrededor de la cabeza, dejando sólo la corona. Fue durante este tiempo, justo en el centro de su inquisición personal contra los Nativos, que Zumarraga fue llamado de vuelta a Europa por el Rey de España a mediados de 1531 (donde permaneció hasta 1534).

Pero no todos estaban contentos con los intentos de mezclar las religiones indígenas con el catolicismo. El 08 de septiembre 1556, un sacerdote franciscano llamado Francisco Bustamante denunció el culto de Guadalupe, declara: “Si estamos tratando de destetar a los indios lejos de la idolatría, ¿por qué obligarlos a adorar a la Virgen de Guadalupe, cuya imagen fue recientemente pintada por el indio Marcos?”

El 25 de septiembre de 1575, el cuarto virrey de México, Martín Enríquez de Alamanza, envió una
carta al rey Felipe II, quien quería saber por qué había un templo en Tepeyacac en honor de Nuestra Señora de Guadalupe. En su carta, Alamanza declaró que los Mexicanos adoraban una imagen especial en ese templo – “una imagen de Nuestra Señora, que ellos llaman Nuestra Señora de Guadalupe ya que ella se parece a la española Virgen de Guadalupe.”- Para ayudar a aclarar aún más de donde venía la inspiración para la imagen, Juan de Torquemada escribió en su libro de 1612 “Monarquía India”, que “Nuestros Sacerdotes por primera vez en Tepeyac construyeron una iglesia dedicada a la madre de Dios, como ella apareció en España: La virgen de Cristóbal Colon y Hernán Cortés, la Virgen de Guadalupe ” (Capítulo X).

En 1648, el padre Miguel Sánchez decidió sacar provecho de la imagen, escribiendo un libro titulado
“La imagen de la Virgen María.” Fue en este libro que el mito moderno de “la Virgen” nació. La
historia, para atraer más adeptos al menguado templo de Tepeyacac, fue el siguiente: 9 de diciembre de 1531 un reciente cristianizado mexicano con el nombre de “Juan Diego” fue visitado por la Virgen María en el cerro de Tepeyacac. “Juan”, informó su encuentro con el arzobispo Zumarraga, que al principio no le creyó. Una vez de nuevo, María se apareció a “Juan” y una vez más el arzobispo Zumarraga no le creyó. Unos días más tarde el 12 de diciembre 1531, María se le apareció una vez más e hizo crecer las flores en la colina estéril. Ella entonces le dijo a “Juan” que recogiera las flores en su Tilma y se mostrara al obispo como prueba de su aparición. Cuando “Juan” desplegó su Tilma frente al obispo para que las flores se cayeran, se reveló que “María” había dejado una imagen de sí mismo en la Tilma. Este “milagro” Tilma, hecho de simple fibra de maguey y con la imagen de La Virgen, es la misma tilma que cuelga en el templo de Tepeyacac. O al menos eso dice la historia…

El único problema con la historia del padre Sánchez es que Zumarraga ni siquiera estaba en México durante el tiempo de la presuntas apariciones! Como ya sabemos, él fue llamado a España a principios de ese año y no regresó hasta 1534. No sólo eso, sino que Zumarraga no fue declarado arzobispo hasta en 1532. ¿Por qué el padre Sánchez hizo la historia? Debido a que el templo de Tepeyacac estaba perdiendo dinero. Todos los sacerdotes querían ser enviados a la iglesia de San Juan de Los Lagos, donde la venta de copias, indulgencias, limosnas, y el número masivo de peregrinos hizo la iglesia muy rica. Estos beneficios obtenían los celosos sacerdotes de la Ciudad de México. Ellos necesitaban algo que podría atraer a más gente a su iglesia, que necesitaba algo que pudiera atraer a los Mexicanos – una Virgen NEGRA – . La pequeña iglesia en Tepeyacac había pasado desapercibida durante casi un siglo, pero cuando el libro del padre Sánchez salió, la historia del “milagro” se extendió rápidamente y creció incrustado en la conciencia de los mexicanos. La Iglesia en Tepeyacac no sería pobre otra vez.

Como pasaron los años, la pintura Marcos Zipactli se volvió muy deteriorada por el moho y la exposición a los elementos. En 1751, el arzobispo Rubio comisionó al famoso pintor Miguel Cabrera, un católico fanático, para retocar la pintura. Con el fin de consolidar la idea de que la imagen era un milagro, Cabrera publicó un libro en 1756 titulado “estadounidense Marvel.” Pero no todos estaban convencidos de las elevadas demandas de Cabrera, y en 1787, José Ignacio Bartolache se encargó de examinar el “milagro” de la imagen. Ayudado por un grupo de pintores especializados, Bartolache descubierto que la imagen había sido “muy retocada y estaba cubierta de manchas y que en algunos lugares se está desmoronando debido al efecto de los hongos y la humedad.” Además de esto, el grupo llegó a la conclusión de que la divina imagen fue:

1. El trabajo de más de un artista.
2. No se hizo en tela de maguey, sino en manta de palma fina
3. Pegado a un marco de madera
4. Muy deteriorada

Bartolache no fue el único que dudó del origen divino de la imagen. En 1883, Joaquín García
Icazbalceta fue dirigido por el Arzobispo Labastida para investigar el asunto. Después de un intenso y minucioso examen de la tilma, Icazbalceta admitió que la imagen era en realidad un fraude. En su
informe al Arzobispo, Icazbalceta declaró que “Con todo mi corazón, yo esperaba que este milagro que demostraría ser un gran honor para mi país resultaría ser cierto, pero no me parece que lo sea. Si nos obligan a creer y proclamar los milagros que han ocurrido, también tenemos prohibido publicar su falsedad”. Por cierto, después que Izcalbacet murió, la Iglesia Católica tenía a un historiador jesuita que escribía un libro para refutar lo que Izcalbacet había escrito. El resultado fue el “Álbum histórico de la Virgen de Guadalupe”, que tenía 25 pruebas sin valor, indemostrables y largas ya desacreditadas “pruebas” de apariciones de la Virgen. Entre las “pruebas” presentadas en el álbum estaban diferentes historias que describen el evento, y fechas que no coinciden con los eventos descritos.

En 1895 la tilma estaba deteriorada más allá de la reparación y el padre Antonio Plancarte ordenó que se cambiara con uno nuevo. En la declaración de Plancarte se puede leer en el 03 de diciembre 1895 asunto de El Universal. Sin embargo, cuando la nueva imagen se puso en su lugar, los sacerdotes hicieron un descubrimiento sorprendente – los artistas habían omitido completamente la corona que reposaba en cabeza de la “La Virgen”! En un intento de encubrir este error, la iglesia declaró que la corona había desapareció milagrosamente, y los fieles a la imagen en realidad se lo creyeron. Este total evento sórdido se registró en gran detalle en el libro “Ecos del Olvido”, que fue publicado en 1900 por el obispo Sánchez Camacho.

En 1928 la nueva versión, sin corona de la imagen fue examinada por el gran pintor y Mexicanista el
Dr. Atl. El Dr. Atl concluyó que la imagen no era definitivamente de fibra de maguey como se
reclamaba, y pasó a añadir que “La pintura de Guadalupe es una parodia de su imagen que está en
Fuenterrabla España, que a su vez es una parodia de las imágenes bizantinas de la decadencia. La
Virgen de Guadalupe es una obra puramente decorativa, ejecutada por una persona con imágenes
mediocres.”

A pesar de toda la documentación histórica (por no hablar de sentido común), que ilustra claramente cómo el engaño Guadalupe fue retirado, millones de devotos Mexicanos todavía rezan a su imagen y se dedican a su culto. Pero ¿qué pruebas posibles tienen de que la imagen de La Virgen es auténtica? Bueno, la mayoría cita a menudo la “evidencia” de la aparición de La Virgen es denominada “Valeriano relación”, o el Nikan Mopohua como se llama a menudo. Este documento, supuestamente escrito en Náhuatl por Antonio Valeriano a mediados de 1500, debe servir como una confirmación oficial del milagro en Tepeyacac. Pero echemos un vistazo a las reclamaciones realizadas por este pedazo de “evidencia”.

En primer lugar, el Nikan Mopohua comienza afirmando que Juan Diego se dirigía a la parroquia en
Tlatelolco a recibir los sacramentos y encontrar un sacerdote para confesar a su tío enfermo antes de
morir. Debe tenerse en cuenta que los sacramentos, como la confesión y la comunión, no se les
concedió a los indígenas hasta 1540 – ya que se pensaba que los Mexicanos no eran humanos y
posiblemente no tenían almas. No sólo eso, pero Tlatelolco no tenía una parroquia hasta 1572! De
hecho, ni siquiera el padre Sahagún “Historia general de las cosas de la Nueva España”, que fue escrito a partir de Tatelolco no hace ninguna mención de la aparición de vírgenes! No hay un solo documento escrito disponible desde 1531 hasta 1648 que tenga un solo registro de Juan Diego o el supuesto milagro! Españoles, tales como Bernal Díaz del Castillo, Diego de Durán, Bernardino de Sahagún, Bartolomé de las Casas, Hernán Cortés, e incluso Zumárraga mismo nunca mencionan la aparición en Tepeyacac. Esto suena raro teniendo en cuenta cuan importante habría sido la aparición a los invasores católicos.

Otro error en el Nican Nikan que vale la pena mencionar es que el documento informa de
acontecimientos que ocurrieron mucho después de que Antonio Valeriano muriera en 1605. Esto hace que sea imposible que Valeriano haya escrito las cosas de las que él ha sido acreditado. Y si esto no fuera suficientemente malo, el documento original Nican Mapohua nunca ha sido demostrado que haya existido en absoluto. La única “prueba” de los documentos originales existentes es una supuesta copia del manuscrito publicado en 1649 por Luis Lasso de la Vega. Pero esta copia, la “Huey Tlanahuikoltika,” es nada menos que una traducción Nauatl del libro escrito por el Padre Miguel Sánchez en 1648 – otro fraude de buena fe!.

Pero a pesar de la verdad dolorosamente obvia, “La Virgen de Guadalupe” sigue siendo uno de los más reconocibles y símbolos venerados de México. Literalmente millones de nuestra gente converge en la Basílica de Tepeyacac para perder su tiempo, energía, dinero y recursos con la esperanza de que “La Virgen” se les conceda la paz eterna. Pero no todos los mexicanos son rápidos para postrarse ante la imagen falsa, e incluso algunos funcionarios de alto rango Católico están cuestionando el origen divino de la tilma. En 1996, Guillermo Schulenberg fue derrocado por el Vaticano después de servir como Abott de la Basílica por 33 años. Schulenberg cree que la creación del mito de La Virgen estaba justificado, ya que ganó toda una nación para la religión católica. Su delito real, sin embargo, fue dudar de la existencia de Juan Diego, y conocer la verdad detrás de “La Virgen”.

Bibliografía:
Juicio a España – Xokonoschtlet
El Mito Guadalupano – Rius
Nikan Mopohua
Echoes of Olvido – Obispo Sánchez Camacho
American Marvel – Miguel Cabrera
– Original titulado “The Myth of La Virgen de Guadalupe”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s